Utah Jazz. Los Años Felices

Utah Jazz. Los Años Felices

La franquicia de los Utah Jazz no ha sido de las más triunfadoras en la NBA, de hecho, no ha obtenido ningún título hasta el momento. Este equipo que se originó en Nueva Orleans, y por ello su nombre alegórico a la música predominante en aquella región. No había contado con el apoyo o la atención de fanáticos y prensa, hasta la década de los 80 cuando levantan vuelo, y de la mano de 2 figuras históricas levantan vuelo.

Te Regalo Mis Estrellas

La Camiseta Utah Jazz pudo haber sido vestida por importantes y trascendentales jugadores como Magic Johnson o Moses Malone, quienes pudieron haber llenado el equipo de títulos, y llevado a la franquicia por una senda distinta. Sin embargo una serie de malas decisiones evitaron que estos míticos jugadores llevaran la fiesta a Utah.

Cuando en 1979 los Jazz tenían la Primera Opción en el Draft NBA, estos cedieron su lugar a Los Angeles Lakers quienes no perdieron la oportunidad para fichar a Earving Johnson. Los musicales no tuvieron otra opción más que hacerse de los servicios de Gail Goodrich, un veterano por quien también tuvieron que negociar los derechos de Moses Malone. Todo un mal trueque!

Inicio de la Buena Racha

A pesar de tener una historia nada relevante, las cosas comenzarían a cambiar. En la temporada 83-84 el equipo consiguió clasificar por primera vez a los Playoffs al dominar la división Medio Oeste con un registro de victorias de 47 y 37 derrotas. Fueron derrotados en segunda ronda por los Suns de Phoenix, pero este fue el primer año de una larga cadena de clasificaciones a las instancias finales.

En 1984, la gerencia logra seleccionar en el Draft a un pequeño pero prometedor base de nombre John Stockton proveniente de la Universidad de Gonzaga. Stockton no tendría mucho protagonismo en sus 3 primeras temporadas siendo relegado a la banca.

Como los Jazz no lograban pasar de las primeras rondas de playoffs, habiendo alcanzado con esto un nuevo techo, nuevamente se pensó en cambiar a la franquicia de ciudad, escuchando una solicitud de la ciudad de Minneapolis para que se establecieran allá. Esto no pasó de negociaciones iniciales, y en Minneapolis fundaron a los Minnesota Timberwolves, y en Utah continuaba el Jazz.

Arribo de “THE MAILMAN”

Karl Malone, un talentoso jugador destacado en la NCAA con la Universidad de Louisiana Tech, fue seleccionado por la gerencia en el Draft de 1985. Dos años más tarde, comenzaría a engranarse una dupla que causaría sensación durante casi 2 décadas. El base John Stockton por fin recibía luz verde para alinear de titular, y Malone repartía canastos a diestra y siniestra con gran efectividad.

Estos dos jugadores se sincronizaban como un reloj Suizo. Stockton con su drible, gran visión de juego y sus precisos tiros de larga distancia, y Malone con fuerza y con acierto bajo el canasto. Pronto estos chicos se harían de un prestigio envidiable en la liga y pondrían a los Jazz en la palestra de la competición.

Adicionalmente al despertar del equipo con estos nuevos astros, en la temporada 88-89 el entrenador interino Jerry Sloan asume las riendas del equipo tras 17 temporadas siendo dirigido por el Coach Frank Layden. En esta primera temporada de Sloan como mandamás, los Jazz consiguen un asombroso record de 51 triunfos, y a pesar que las cosas pintaban bien, sucumben en primera fase de playoffs ante Golden State Warriors.

A un Paso de La Gloria

El empuje que traía el equipo con sus estelares y el entrenador, aunado al aporte de otros importantes jugadores como Bryon Russell o Jeff Hornacek, lograron meter a los Utah Jazz en 2 finales entre los años 96 y 98. Para mala suerte de ellos, se toparon con los magníficos Chicago Bulls de Michael Jordan. A pesar de una lucha ferrea, los Jazz no pudieron alcanzar su sueño.

Esta ha sido hasta ahora la era dorada de Utah Jazz, sin lauros, pero con Malone y Stockton en el Salón de la Fama de la NBA y grandes recuerdos para sus fans, quienes anhelan ver por primera vez un anillo de campeón.

Hasta el próximo blog.

Share this post

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *